Es de noche en la gran ciudad y, entre la multitud que duerme, sólo algunas ventanas están encendidas como estrellas en un firmamento eléctrico.

Entonces la brisa se cuela en una de ellas… Una botella medio vacía, un sándwich mordido, un cigarro extinguiéndose, un segundo que se ralentiza como una voluta de humo, un mensaje recién enviado, una onda que inicia su aventura exterior, un visillo que intenta volar, un nuevo amor que se asoma temiendo por su supervivencia…

/

Navega hacia el fragmento 8

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad