Los poemas, como la Naturaleza, deberían escucharse en silencio. Pero cada vez hay menos Naturaleza, menos poesía y menos silencio.

 

/

Navega hacia el fragmento 3

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad