El hombre es como un animal que ha escapado de la casa de Dios. Un animal que, de forma inesperada, decidió salir de su acogedor entorno. Y aunque hay ciertos momentos en los que parece que Dios está llamando a su mascota, a estas alturas no descartaría que la hubiera dado por perdida

/

Navega hacia el fragmento 1

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad